FacebookTwitterGoogle+LinkedInEmailShare

*Serigrafías limitadas de la obra Filí Melé, La Escapada de Rafael Trelles.

Obtenga la suya, llame a las oficinas de Pro Arte Musical o con PayPal.


 Filí Melé, La Escapada Serigrafía de Rafael Trelles

Rafi Trelles es, sin duda, uno de los tres o cuatro artistas plásticos puertorriqueños actuales de mayor reconocimiento en y fuera de Puerto Rico. Además, se cuida mucho de mantener su producción muy limitada. Es estrictísimo en solo exponer y vender lo que cumple con sus severas exigencias de excelencia. Trelles se dedica casi exclusivamente al óleo, y recientemente, a medios no tradicionales. Un grabado de Trelles es una rareza, lo que acrecienta el valor económico de nuestra serigrafía. Como dijo uno de nuestros directores, es una inversión adquirir más de un ejemplar.

La tirada es limitadísima, solo 100 ejemplares y un puñado de pruebas de artista, también numeradas, lo que aumenta su valor. Tamaño  22″ x 30″.  Tiene más de 40 colores, que implican igual número de pasadas en cada ejemplar, un trabajo muy elaborado y que le da a la obra matices y contrastes inusitados.

El tema es el mito de Orfeo y Eurídice transvasado a lo que constituye la culminación de la obra de nuestro mayor poeta, Luis Palés Matos, el ciclo de los poemas a Filí Melé, donde se expone, en un paralelismo con la conquista erótica, la paradoja del acto creativo: intento de traducir la belleza al lenguaje artístico, lo que nunca es totalmente logrado y que en el intento se frustra y hasta se destruye, para volver a insinuarse obsesivamente en la mente del creador.

La serigrafía muestra el momento en que Orfeo, gracias a la música, ha logrado acceso al infierno donde se encuentra su amada Eurídice, y está en el proceso de rescatarla. Pero Orfeo incurre en lo que se le ha prohibido: mirarla. Por ello volverá a perder a Eurídice. (Las expresiones en el rostro de Orfeo, al constatar el efecto de su trasgresión, en el mismo momento que ocurre, y en el rostro de Eurídice, están excepcionalmente logradas.) Los versos con que Palés concluye su último poema del ciclo son descriptivos de esta dolorosa frustración: “…perdida y ya por siempre conquistada, fiel fugada, Filí Melé abolida”.

La serigrafía, de composición muy compleja y exquisitamente lograda, está repleta de símbolos marinos, una obsesión de Palés, y alusiones a mitos africanos y occidentales y a otros poemas de Palés, como la serpiente enroscada en Eurídice, que recuerda a la figura enigmática de Lepromonida, uno de sus poemas más extraños. El juego entre las miradas de Orfeo, Eurídice, la serpiente, los peces, el ídolo semisumergido, las máscaras, recuerdan la descripción que hace Palés, al comienzo del primer poema del ciclo, del cuerpo de Filí Melé: “el cuerpo, desnudez cristalizada, es desnudez en luz tan desnudada, que al mirarlo se mira la mirada”. Y el ambiente claramente onírico de la serigrafía evoca ese mismo ambiente de los versos de Palés “…y en lontananza se va perdiendo el ala de una vela, va yéndose, esfumándose y yo también me voy perdiendo en ella, y cuando al fin retorno, en un leve resquicio de conciencia, cuán lejos ya me encuentro de mi mismo, que mundo mas extraño me rodea…”

Por: Lcdo. Juan C. Pérez Otero

 

En la serigrafía, la fatal separación entre Filí Melé (Eurídice) y el Palés (Orfeo) está dramatizada por la cercanía de las dos manos que casi se tocan sobre la lira de Orfeo. La lira representa la música, el arte, la poesía. Esto es una metáfora del destino que le espera al poeta, el cual sólo podrá tener acceso a su amada a través del arte y la poesía. El arte es visto aquí como el puente que nos conecta con el mundo espiritual, (Eurídice también es el alma) y con la diosa como arquetipo de la naturaleza.

Por: Rafael Trelles